Retrospectiva de Mitsuo Miura en La Casa de la Moneda

Exposición «Mitsuo Miura. Memorias imaginadas (1968-2017)»

Presentación por el comisario, Óscar Alonso Molina:

La muestra está planteada como una suerte de mirada retrospectiva transversal, donde el artista reflexiona sobre su propio recorrido de manera panorámica, volviendo ya indisoluble el tiempo vivido con el trabajo realizado. La exposición es, también, un homenaje al más de medio siglo de trayectoria de este artista, cuyo trabajo se ha desarrollado con enorme fidelidad a sus propios principios, discurriendo por una senda absolutamente personal, paralela a los patrones hegemónicos de nuestra plástica.

La concesión en 2016 al hispano-japonés Mitsuo Miura (Iwate, 1946) del Premio Tomás Francisco Prieto de Medallística es el antecedente directo de esta exposición. El artista, que reside en España desde 1966, es un nombre de referencia en el mundo de la edición gráfica y el múltiple de nuestro país. Su labor al frente de la Galería y Editora Ginkgo entre los años 1989-1998 contribuyó decisivamente a la renovación tanto de los lenguajes creativos como de los modos de producción y comercialización en el sector.

Nuestra exposición rinde homenaje al más de medio siglo de trayectoria de este artista, cuyo trabajo se ha desarrollado con enorme fidelidad a sus propios principios, discurriendo por una senda absolutamente personal, paralela a los patrones hegemónicos de nuestra plástica. Así, ya en el panorama español de los sesenta y setenta, Mitsuo Miura, junto con los austriacos también recién llegados por esas fechas, Eva Lootz y Adolfo Schlosser, aportaron un soplo de aire fresco e introdujeron algunas de  las nuevas ideas que circulaban en la escena artística internacional. Nacho Criado o  Juan Hidalgo serían otros dos de esos creadores fuera de formato que por entonces trabajaban con nuevos medios de manera experimental, reacios a toda clasificación convencional, con los que también se le puede poner en relación estética y biográfica.

De alguna manera podemos afirmar que Mitsuo Miura es un paisajista en clave abstracta. El paisaje natural, y más tarde el de la ciudad contemporánea, han sido focos de inspiración para él, que actualiza el género aunando la sensibilidad oriental con la tradición moderna europea e internacional. De ello da cuenta su refinamiento y elegancia en el tratamiento de las formas, la composición y el color, por completo personales.

Nuestro proyecto expositivo aborda una suerte de mirada retrospectiva transversal –la construcción imaginativa de la memoria a la que se hace alusión desde el título–, donde el artista reflexiona sobre su propio recorrido de manera panorámica, volviendo ya indisoluble el tiempo vivido con el trabajo realizado.  El artista considera que no hay posibilidad de separarlas netamente, y su propio pasar por la vida, atento a los fenómenos que lo rodean y las sensaciones que le producen, deviene aquí como la más completa y compleja experiencia artística –como indica el subtítulo de la exposición-. De esta manera, a lo largo del recorrido se ofrece al espectador el acercamiento a una obra que a la vez es un recuerdo y una experiencia íntima. Piezas artísticas donde ha cristalizado un momento fugaz, unos días felices, alguna vivencia plena, estimulante o gozosa, que permanece en el recuerdo y se transforma en arte por medio de formas sencillas, muy depuradas y armoniosas.

Su obra, donde se delata el conocimiento y la sabia asimilación del arte antiguo y contemporáneo, nos ofrece una vivencia silenciosa, radicalmente armónica y elegante, que nos enfrenta a la capacidad de disfrutar y la alegría de vivir. De hecho, el diseño de la medalla conmemorativa realizada por el artista se ha centrado en un lema que ya hemos visto aparecer en otros momentos de su carrera: «Qué vida tan maravillosa», y que cobra un significado muy especial en el delicado momento biográfico que coincidió con la concesión del premio. En este sentido, esta exposición es también de alguna manera una celebración de la existencia y del contento de estar en el mundo, del placer de sentirlo y admirarlo discreta, delicadamente, como ha hecho a lo largo de su obra y toda su vida.

Lugar: La Casa de la Moneda. C/ Doctor Esquerdo, 36

Fechas: 21 de diciembre 2017-18 de marzo 2018

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *