Lo importante es el viaje

Dudé

aquella tarde noche dudé

pero no quise perderme aquella exposición.

Es el destino…que solo quiere jugar

como esas patadas a un.balón, que por sorpresa te encuentras.

Fue lo que pasó.

A David

lo conocí un.año antes en una galería donde exponía el mismo artista.

Tomamos unas cervezas y le escribí una poesía en una servilleta (no es algo raro en mi, suelo hacerlo siempre que salgo, de hecho, repartí unas cuantas más en aquel bar de después).

Pues…

nos volvimos a encontrar.

Y lo primero que me dijo después de saludarnos fue:

Sabes que he llevado tu poesía en mi cartera todo este tiempo?

hasta hace poco, la perdí.

No te preocupes

dame un minuto

volverás a tenerla llena pensé

y me quedé 

con su mirada verdadera.

Alucino con las personas

que sienten…

que sienten como yo.

Todo lo demás, no se puede explicar, es difícil de escribir…

Es puro sentimiento

Sorpresa

Aire al tragar

Corazón ilusión…

Y voluntad.

La pura verdad:

El lienzo de mesa

que sólo supe ver al conocerte.

Comeremos con los ojos

SE QUE LA INTUICIÓN PUEDE MÁS QUE LA RAZÓN….me dijiste

Ahora lo entiendo.

La vida es lo que tiene

de haberme quedado en casa…

nada de esto, estaría pasando

Y más allá de lo que pase…estas TÚ.

”Y una poesía guardada

En el fondo de tu cartera”

En un momento

por unas palabras escritas

en una servilleta

te haces amigo del talento

y te apuntas a su viaje

y te das cuenta del poco equipaje

que hace falta

dentro de una maleta.

Ni caricias, ni trajes, ni corbatas, ni pinceles…

Lo importante 

Es el corazón  y no las pieles.

Lo importante 

no es la maleta…

Lo importante es el viaje.

Tomás Martínez Fdez