Solimán López, uno de los artistas digitales más destacados del panorama actual, desarrolla su trabajo e investigación con la aplicación y análisis de la tecnología desde un punto de vista técnico y conceptual a través de obras de arte digital, interactivo, performance y multimedial en general con fuertes referencias a la propia historia del arte, los cambios sociales derivados del paradigma de la revolución tecnológica y el nuevo lenguaje que el propio discurso de lo digital propone.

Para esta edición de FAC, presenta la acción perfomativa Host-In FAC y la obra Sills:

Con Host-In el artista escaneará en tres dimensiones la propia Feria a través de Kinect. Los espacios más ocultos e íntimos de nuestra identidad, en este caso de la casa FAC, son guardados en un disco duro que durante la Feria permanece instalado como un repositorio permanente de esta información personal. Con este proyecto, subraya la relación entre los espacios público y privado, la identidad digital y el uso de la información de propiedad. Hasta el momento, diez casas han sido escaneadas y su información está recogida en un disco duro de 1Tb expuesto en el Centro Cívico de La Victoria (Córdoba).

Por su parte Sills (del inglés, umbrales, capas o solera) da nombre a una serie de piezas escultóricas que son construidas con los datos obtenidos por el trabajo con captura de movimiento y su aplicación conceptual al concepto de frontera. El gesto, capturado en su movimiento con el sistema Optitrack, genera una serie de datos numéricos de las posiciones de los huesos en sus coordenadas X,Y,Z en el eje virtual que deviene físico más tarde. Estos datos de rotación y posición, son recogidos por el sistema para configurarse como la base visual de la obra.

Junto con estos datos, se añade una nueva capa de información, que en este caso se estructura como línea y contorno. Las fronteras, que sirven como rail o guía para la escritura de los datos. Con esta suma de información básica, el artista aborda la cuestión de la barrera o frontera física en la edad contemporánea y digital, en un mundo que tiende a su desmaterialización pero que sigue entendiendo como pertinentes las barreras  físicas y políticas de nuestro mundo actual y que, en muchos casos, en países como China esta barreras llegan a ser hasta virtuales con sus firewalls en internet.

Solimán López