Cosicas extrañas (Stranger Things), 2018

Lápiz de color sobre papel

La obra intenta acercarse a los años 80 a través del retrato de uno de sus iconos, la ex-primera ministra británica, Margaret Thatcher (la cual tuvo el dudoso privilegio de destrozar el tejido social de su país a través de la implementación de medidas económicas neoliberales, muy en boga hoy día) y un guiño a la serie ambientada de esa década, Stranger Things. La sangre en la nariz es una referencia a Once, la niña que sangra tras usar sus poderes mentales,
y a la droga.

Las políticas neoliberales priman lo económico sobre lo social, haciendo hincapié en la libertad del capital y del libre mercado por encima de cualquier otra cosa. Este tipo de política que criminaliza y persigue la protección del más desfavorecido dentro de la escala social, atenta sobre la base de lo que se supone debe ser una sociedad civilizada y moderna, ya que la deshumaniza en pos de lo material. Y sin embargo hoy día es tendencia.

¿Será que Margaret usó entonces sus poderes mentales para follarnos el cerebro o solo estamos viviendo el mal sueño de una yonki que intoxicó a otros yonkis y que ahora vivimos todas/os nuestro particular síndrome de abstinencia social? Qué cosicas más extrañas.

Le Frère