Casa de pintor II, 2016

Óleo sobre lienzo

Gerardo Aparicio, uno de los artistas más destacados del arte contemporáneo nacional, presenta en el Gabinete de Resistencia una pieza perteneciente a una de sus últimas series, donde los elementos de la naturaleza se funden con otros componentes ciertamente siniestros en composiciones de carácter onírico. Su obra puede apreciarse en museos nacionales, como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía o el Museo de Arte Abstracto de Cuenca, e internacionales, como The Brooklyn Museum en Nueva York.

Toda la obra que he realizado desde los años ochenta tiene un componente de inquietud y búsqueda de las características sociales y artísticas de Hokusai, tanto en mis dibujos, como en mi pintura y, sobre todo, en las maquetas de la serie Casas de Hokusai.

Podemos seguir manteniendo las declaraciones que realizó el crítico Fernando Huici hace dos décadas: “demuestra una vez más Gerardo Aparicio, en la excelente y refinada imaginación que guía, subterráneamente, la floración de este ciclo último, su condición también de viajero solitario, ensimismado en la exploración inagotable de un intempestivo confín interior. Y en él muchos reconocemos –precisamente desde ese empeño en eludir, a contracorriente, la pegajosa inercia de las modas circundantes– a uno de los talentos más singulares y entrañables que a la postre ha dado, en el tiempo, el devenir de su generación”.

Gerardo Aparicio